Lahipermetropía, también conocida como hiperopía es un error refractivo que provoca que la visión cercana sea borrosa e incómoda; no es una enfermedad, igual que la miopía o el astigmatismo, son desordenes relacionados con el tamaño del globo ocular. La hipermetropía se da cuando el globo ocular es demasiado corto, la luz incide de manera errónea en el ojo y las imágenes se enfocan detrás de la retina y no sobre la retina, tal como debería ocurrir; si la córnea o el cristalino tienen alguna anormalidad, también se puede presentar este padecimiento. 

La hipermetropía puede afectar tanto a niños como a adultos y cada persona la experimenta de forma muy distinta.  

La mayor parte de los recién nacidos son hipermétropes, ya que su sistema visual no se ha terminado de desarrollar y en la mayoría de los casos el error refractivo suele corregirse por sí solo. Si no es así, otras afecciones visuales pueden aparecer en la infancia como el ojo vago o el estrabismo. 

Si para la adolescencia no ha mejorado completamente, lo más probable es que persista de por vida, siendo el factor hereditario una de las principales causas.    

Además de la visión borrosa de los objetos cercanos, los síntomas que provoca este error refractivo incluyen fatiga visual, picor de ojos, necesidad de entrecerrar los ojos con la intención de ver mejor y dolores de cabeza. 

Probablemente notarás que los síntomas de la presbicia o vista cansada son prácticamente los mismos que los de la hipermetropía, la diferencia radica en la edad; la presbicia es un padecimiento que se presenta a partir de los 40 años y se da porque los músculos oculares han perdido flexibilidad y han tornado difícil el enfoque de objetos cercanos. 

 

La hipermetropía no se puede prevenir, pero es importante detectarla y corregirla lo antes posible para no afectar la calidad de vida, sobre todo, en el caso de los niños ya que pueden pasar años sin que ellos sepan que no ven óptimamente.  

Al no tratarse de una enfermedad, no podemos hablar de una cura, pero sí mencionar las opciones que ofrecen una corrección del padecimiento: 

Lentes convencionales, es la forma más común y sencilla de corregir los errores refractivos; los lentes graduados ayudarán a la reorientar los rayos de luz para que toquen de manera correcta la retina y compensen la forma del ojo. 

Los lentes de contacto proporcionarán una refracción precisa; decidir entre usar lentes de contacto o lentes convencionales dependerá de las necesidades y el estilo de vida de cada quien. Este tipo de lentes no son lo ideal para todas las personas, sobre todo porque su uso requiere más dedicación y cuidado. 

 

La cirugía refractiva cambia la forma de la córnea para obtener una visión óptima, en ciertos casos, la cirugía corrige el problema por completo, en otras en ocasiones, solamente puede disminuir el grado de hipermetropía que se tiene.  

 

El tratamiento dependerá de las necesidades de cada paciente y sobre todo del estilo de vida, pero es importante tener bien claro que la hipermetropía no desaparecerá si no se corrige de alguna forma. 

 

Así que, si al leer un libro tienes que alejarlo, pero aprecias nítidamente un cartel a lo lejos, no esperes, revisa tu vista. 

 

 

Referencias: 

https:// www.clinicabaviera.com/refractiva-hipermetropia 

https:// nei.nih.gov/healthyeyes/spanish/hyperopia_sp 

https:// coopervision.es/cuidado-de-la-vision-y-salud-ocular/que-es-la-hipermetropia