El albinismo es un trastorno genético producido por la incapacidad de un organismo de producir o distribuir melanina, existen diversos tipos, los más comunes son oculocutáneo, en el que las personas presentan cabello, piel e iris de color blanco o rosado y albinismo ocular tipo 1 o (OA1) por sus iniciales, en este tipo solo el ojo padece de la ausencia de pigmentación en la parte posterior del ojo (retina) y es con un examen ocular cómo se puede detectar este problema.

En ambos casos el trastorno afecta la capacidad visual de la persona que lo padece debido a que presenta alguno o varios de los siguientes síntomas:

  • Estrabismo.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Problemas de visión o ceguera funcional.
  • Errores refractivos altos (astigmatismo y miopía)
  • Movimiento involuntario de los ojos o nistagmos

Debido a estos síntomas una persona con albinismo no solamente necesita lentes para ver mejor, son distintos factores a tomar en cuenta a la hora de dar tratamiento a la visión de estos pacientes, por ello se recomienda a personas que tengan esta condición consultar a un oftalmólogo y no solamente comprar o conseguir lentes.

Los pacientes con albinismo no suelen tener una capacidad visual óptima a pesar del uso de gafas, sin embargo detectar los síntomas que suelen acompañar a este trastorno puede ayudar a recuperar un porcentaje mayor de visión traduciéndose en una mayor calidad de vida.

Sí tienes un amigo o conocido con esta condición te invitamos a que le compartas este articulo.

En nuestra siguiente nota hablaremos sobre el estrabismo, no te la pierdas.

Fuentes:

https://www.clikisalud.net/conoce-la-relacion-albinismo-los-problemas-visuales/

https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001479.htm

Optometrista: Diana Ferrusca Ortega de Fundación Ver Bien Para Aprender Mejor.