La vista cansada o presbicia es un defecto de acomodación asociado a la edad; se presenta a partir de los 40 años debido a que el cristalino comienza a perder elasticidad y se vuelve rígido, dando como resultado la escasa capacidad de los músculos oculares para enfocar objetos cercanos.
El ojo en reposo está configurado para la visión lejana, cuando necesitamos ver algo de cerca, como un periódico, el celular o un cuaderno, el ojo realiza un movimiento del cristalino, músculos y ligamentos para enfocar esos objetos próximos, tal como lo haría el zoom de una cámara; la falla en ese esfuerzo de acomodación del ojo es lo que provoca la visión borrosa.
La presbicia afecta a toda la población ya que es una parte natural del proceso de envejecimiento humano.
Los signos de que pueden evidenciar la presencia de la “vista cansada” pueden incluir:
• Dolores de cabeza
• Fatiga visual
• Dificultad para leer letras pequeñas
• Dificultad para ver objetos cercanos
• Necesidad de mantener materiales de lectura a distancias lejanas
Es importante no confundir la presbicia con la hipermetropía ya que existen entre ellas síntomas similares pero tienen causas distintas. La hipermetropía es un error de refracción por el que los objetos cercanos se ven borrosos y que suele presentarse desde edades tempranas, la presbicia se desarrolla alrededor de los 40 años y paulatinamente se va agravando.
El tratamiento inmediato para corregir la presbicia es usar un par de lentes “de lectura” o bifocales, con el tiempo se necesitará una graduación mayor ya que el grado de rigidez del cristalino aumentará como aumente la edad.
En algunos casos se recomiendan procedimientos quirúrgicos dependiendo de la gravedad y de las necesidades del paciente. Uno de ellos es intercambiar el cristalino por un lente refractivo, otro tipo de cirugías ofrecen mediante láser u ondas radiales hacer más curva la córnea pero el efecto es temporal, ya que el tiempo vuelve a hacer de las suyas.
Realizar ejercicios visuales puede pausar el avance de esta condición, realizarlos constantemente es clave para obtener resultados.
Masaje y muecas: Dar toques con los dedos en el área que rodea los ojos ayudará con la relajación; hacer muecas moviendo labios, nariz, cejas, párpados, mantendrá en movimiento los músculos no solo de los ojos, sino de toda la cara, lo cual mantiene joven el rosto.
El palmeo: Frotar las manos para calentar las palmas y apretar los ojos no solo es benéfico también da una sensación muy agradable.
La tensión consciente: Cerrar los ojos para relajar los músculos, apretar y volver a relajar.
Bizqueo: Es un ejercicio que trabaja muchos músculos, mira la punta de la nariz o dirige tu dedo al entrecejo y acércalo, si no te sale no te canses de intentarlo.
Ver lejos y cerca: Cambiar la distancia en la visión será bueno para evitar cualquier error de refacción, es un ejercicio muy recomendable para los niños.
Agua fresca: salpicar con un poco de agua fresca los párpados calmará el cansancio y beneficia a los músculos de los ojos, pero ojo, debe ser fresca, no fría.
En cualquier caso, la recomendación es acudir con un especialista si se nota cualquier cambio en la visión y realizar exámenes periódicos, sobre todo a partir de los 40 años de edad.

Fuentes:
https://www.aao.org/salud-ocular/enfermedades/presbicia
https://mejorconsalud.com/ejercicios-para-combatir-la-presbicia-o-vista-cansada/
http://www.clinicabaviera.com/operacion-presbicia