Últimamente se ha hablado mucho de los beneficios de la lectura y es que es indiscutible que esta actividad ayuda a formar al carácter humano y abre un mundo de experiencias, conocimientos y percepciones al que sería casi imposible acceder por otros medios que no fueran la palabra escrita. Sin embargo, para que la lectura pueda ser, deben de existir las condiciones adecuadas, ya que sin éstas relacionaremos el hábito con la frustración y la incomodidad que acompaña la práctica inadecuada de la lectura, por ello dejamos algunos tips para ti y para tus pequeños con la intención de que mejore tu experiencia a la hora de leer.

No fuerces la vista: Si a la hora de tomar un libro, revista o dispositivo electrónico para leer tienes que forzar la vista por el tamaño de la letra, el color de la misma o cualquier otro motivo, te sugerimos buscar el texto en otro formato ya que esto genera fatiga, lo cual reduce la comprensión del texto y en algunos casos también dolor de cabeza.

Tratar de leer más rápido: Contrario a la creencia popular que para comprender un texto hace falta leerlo pausadamente, se ha demostrado que el cerebro puede procesar grandes cantidades de información a una velocidad en promedio de 500 palabras por minuto, leer rápido ayuda a la comprensión y a evitar distracciones a la hora de procesar la información.

Posición correcta a la hora de leer: Sentarse en un ángulo de 90 grados (postura usual al sentarnos sin inclinar el cuerpo hacia atrás o adelante) con ambos pies en el piso puede ser de gran ayuda para mandar señales adecuadas al cerebro de que es hora de estar alerta, por el contrario estar acostado le indica que es hora de descansar por ello algunas personas creen que leer les genera sueño, pero no es eso, es cuestión de la posición adecuada.

50 cm aproximadamente de distancia: Entre los ojos y el material que queremos leer debe haber una distancia aproximada de 50 centímetros, esto para darle a la visión la oportunidad de captar de manera óptima los datos que queremos que el cerebro interprete, si la distancia es menor, podemos saturar nuestra visión y si es mayor forzarla.

La luz natural es buena siempre que las páginas no la reflejen: La mejor iluminación que puede haber para leer siempre será la natural, buscar un espacio cerca de una ventana puede ayudar mucho, sin embargo hay que tener cuidado con leer directamente debajo del rayo del sol ya que algunas publicaciones impresas y dispositivos reflejan la luz pudiendo lastimar los ojos.

Esperamos estas recomendaciones puedan ayudarte, si ha sido así, te invitamos a compartir esta nota con tus contactos #CompartirEsAyudar.

Fuentes:

https://escueladeaprendizajedinamico.wordpress.com/2013/11/26/82/