Ayuda a tus pequeños a Aprender Mejor con el apoyo de la teoría de VARK:

 

Muchos científicos se han preguntado cómo es que aprendemos, una teoría que nos lo explica es VARK por sus siglas en inglés que significan:


VARK

V: Visual

A: Auditive

R: Read

K: Kinesthetic

 

En español se puede traducir como:

Visual

Auditivo

Lecto-aprendizaje

Kinestésico

 

¿Has oído hablar de esto?

Bueno básicamente de lo que va esta teoría es que los seres humanos asimilamos conocimientos con cuatro estilos de aprendizaje distintos: visual, auditivo, lecto-aprendizaje o por medio del movimiento o kinestésico; esto quiere decir que cada persona aprende mejor por distintos métodos, según la teoría es poco frecuente que alguien se incline hacia un estilo de aprendizaje en específico, todos tenemos una mezcla de preferencias a la hora de aprender.

Para ayudar a nuestros pequeños primero tenemos que identificar: a qué tipo de estilo de aprendizaje pertenecemos, ¿por qué? Porque descubriremos cómo asimilamos mejor los conocimientos y entenderemos cómo se sienten ellos cuando se les presentan materiales que van con su estilo, así como cuando éste no es funcional.

¿Cómo saber a qué tipo de estilo de aprendizaje pertenecemos?

¿Nos atraen las figuras, los dibujos e ilustraciones? Posiblemente seamos más visuales que de otro estilo.

¿Nos gusta escuchar programas de radio, un podcast, o ponemos especial énfasis a la voz de quien está explicando? Posiblemente seamos más auditivos.

¿Comprendemos muy bien lo que leemos y preferimos buscar la información en textos a escucharla o ver un vídeo? Posiblemente tengamos preferencia hacia el lecto-aprendizaje.

¿Entendemos las cosas al practicarlas, nos gusta actuar más que escuchar, ver o leer y siempre que nos explican algo nuestras manos o pies están ocupados? Probablemente somos más kinestésicos.

 

¿Cómo apoyar a nuestros pequeños para Aprender Mejor entonces?

Observemos mientras hacen sus tareas, veamos a qué actividades se inclinan más. Pongamos a su alcance diversas experiencias de aprendizaje; con programas de radio y veamos si se entretienen o se aburren, en los museos veamos si les gusta observar o si solo quieren leer las cédulas de las obras, armemos con ellos algún objeto con el que tenga que seguir pasos específicos y veamos cuánto lo disfrutan, en aquellas actividades en las que más entusiasmo pongan podrán ser indicadores de cuáles son los estilos de aprendizaje a los que están predispuestos.

Hay que recordar que tenemos porcentajes de estos estilos, por tanto puede quien sea kinestésico-visual, o auditivo-lector, o visual-auditivo, por tanto las posibilidades de aprendizaje se irán ampliando.

Quizás en algunas materias nuestros pequeños destaquen y en otras no lo hagan tanto, habrá que adaptar el contenido de esas materias a su estilo de aprendizaje. En el internet podemos encontrar todo tipo de recursos. Por ejemplo se me ocurre el caso de que a un alumno no se le dan bien las divisiones en el papel si es kinestésico, a él podemos enseñarle a dividir con bolitas de papel y dibujos, seguramente si “hace” la división podrá comprenderla mejor.

Otro ejemplo: Alguien a quien la historia no le queda clara en textos podemos ponerle documentales gráficos donde se expliquen sucesos importantes del pasado, seguramente su experiencia será otra si es visual. A eso me refiero cuando digo “adaptar” los conocimientos.

Cabe aclarar:

Hay personas que están equilibradas, es decir no tienen una preferencia completamente marcada hacia ciertos tipos de aprendizaje, si no que tienen una mezcla al 50% de visual y 50% de auditivo por ejemplo, o 33% de visual, 33% de lecto-aprendizaje y 34% de kinestésico etc. A este tipo de sujetos se les puede denominar ‘multimodales’ ya que pueden admitir prácticamente cualquier tipo de contenido que se les presente.

Tener presente que no todos aprendemos igual hará que no intentemos estandarizar la experiencia de aprendizaje a nuestra forma de comprender al mundo, esto nos dará paciencia para enseñarle a nuestros pequeños distintas cosas que les ayuden en el día a día. No hay malos estudiantes ni malos maestros solo un puente que se tiene que construir entre el conocimiento y el educando, es tarea de padres y maestros hacerlo, por medio de la observación de los niños y su interacción con el conocimiento.

 

Autor: Carlos E. Arteaga Turcotte, síguelo en:

@ArteagaTurcotte
https://www.facebook.com/carlos.delarteaga

 

Fuente:

http://vark-learn.com/introduction-to-vark/the-vark-modalities/