El síndrome de Usher es una alteración degenerativa que se caracteriza por presentar un deterioro auditivo y visual. Es un padecimiento hereditario que afecta las células neurosensibles, provocando una audición muy baja o nula y la aparición de la retinitis pigmentaria, la cual deteriora los conos que son los receptores del color y responsables de la visión central, y los bastones que son los receptores de la luz y de la visión en la oscuridad. Esto incide directamente en el equilibrio de la persona.

 

Existen tres tipos de Síndrome de Usher, se diferencian por el grado de pérdida de los sentidos, la edad en la que se pierde la vista o la velocidad con la que progresa.

 

Tipo 1

Los bebés que nacen con el síndrome presentan desde el inicio:

 

Alta dificultad para oír o sordera

Complicaciones con el equilibro

Tardan para empezar a caminar, empiezan entre los 18 y 24 meses

La pérdida de la vista se puede desarrollar antes de los 10 años de edad

Comienzan teniendo problemas de visión nocturna en la infancia

La ceguera puede llegar rápidamente

Los aparatos auditivos no les son útiles

 

Tipo 2

Los bebés que nacen con el síndrome tipo 2 presentan:

 

Pérdida del sentido del oído de moderada a severa

Su equilibrio es normal

Los aparatos auditivos les ayudan a escuchar mejor

Los problemas de la vista aparecen en la adolescencia y el avance es más lento que en el tipo 1

No llegan a la ceguera total

 

Tipo 3

Los bebés que nacen con el síndrome tipo 3:

 

Escuchan bien al nacer

Su equilibrio es normal, el conflicto en este sentido se desarrolla más adelante

La pérdida de los dos sentidos es gradual

Los problemas de visión nocturna inician en la pubertad

La retinitis pigmentaria puede diagnosticarse entre los 20 y 30 años

 

 

Actualmente no existe un tratamiento en contra el Síndrome de Usher, pero la detección oportuna permite actuar ante el problema para mejorar la condición del padecimiento y asimilar de la mejor manera que los sentidos van a deteriorarse más rápido de lo que deberían.

 

Consultar a un profesional al notar cualquier cambio en la función de los sentidos y la percepción de nuestro entorno es clave para tratar eficazmente cualquier posible padecimiento.

 

Referencias:

http://www.clevelandclinic.org/health/sHIC/html/s15046.asp

http://www.apascide.org/index.php/sordoceguera/causas/sindrome-usher?showall=1

http://sid.usal.es/libros/discapacidad/17031/8-4-3/sindrome-de-usher-aspectos-clinicos-diagnosticos-y-terapeuticos.aspx