El queratocono es un padecimiento que afecta la estructura de la córnea, por la cual ésta se adelgaza, adopta una forma cónica y a su vez provoca problemas de visión de forma progresiva.

“Queratocono literalmente significa córnea en forma de cono”.

Las causas de esta enfermedad aún son desconocidas, se cree que hay tendencias hereditarias que la provocan, pero no solo eso, también lesiones en los ojos, exceso de roce, falta de colágeno e incluso el prolongado uso de los lentes de contacto.

El queratocono suele presentarse en la adolescencia y se manifiesta a través del astigmatismo miópico, por lo regular afecta a ambos y limita progresivamente la visión.

Los síntomas aumentan dependiendo del grado de avance que presente el queratocono, inicialmente se presenta un empañamiento de la vista muy sutil o visión distorsionada, mayor sensibilidad a la luz, irritación leve. Posteriormente se presenta el aumento de la miopía o astigmatismo, problemas de visión nocturna, la distorsión es mucho más marcada y la graduación de los lentes debe cambiarse frecuentemente; para entonces la córnea es más fina y el cono está formado.

La prescripción para tratar el queratocono depende del grado de avance que tenga; inicialmente el uso de gafas o lentes de contacto es suficiente, el objetivo es mejorar la agudeza visual del paciente.

En una segunda fase los lentes de contacto permeables o semirrígidos son lo ideal para mantener bajo control la deformación y a su vez evitar la distorsión de las imágenes.

Cuando el queratocono ha empeorado, se trata con anillos intracorneales o anillos intraestromales, los cuáles ayudarán a moldear la curvatura que se ha presentado en la córnea.

La fase final se presenta cuando es imposible que el paciente vea con ningún tratamiento de los anteriormente mencionados y es necesario realizar un trasplante.

Es recomendable realizar un examen de la córnea con lámpara de hendidura, también es necesario medir su espesor y hacer una topografía corneal para comprobar que su curvatura sea la correcta.

Cuando el queratocono está afectando los ojos, se debe evitar a toda costa frotarlos ya que puede agravar el tejido y empeorar los síntomas.

 

FUENTES

https://www.aao.org/salud-ocular
http://queratocono.es