Se le llama queratitis a la inflamación de la córnea, esa estructura transparente en forma de domo que cubre el  iris y la pupila, la hinchazón puede presentarse por múltiples causas y en casos extremos llega a provocar la pérdida de la vista.

¿Pero qué puede causar la queratitis?

Una infección por bacterias, hongos, amebas o virus, la cual se produce en una lesión o erosión en el globo ocular, es la entrada de los parásitos al tejido corneal.

La exposición permanente del ojo al ambiente, como cuando existe un Lagoftalmos, es decir, la incapacidad del párpado para cerrar por completo; esta exposición provoca sequedad ocular, por esto aparecen las lesiones en el ojo que permiten la entrada a los organismos mencionados.

Fotoqueratitis, la radiación ultravioleta provoca quemaduras en la córnea y esto, puede causar ceguera inmediata.

La queratitis por sustancias tóxicas se da cuando irritantes o abrasivos entran en contacto con el ojo.

Medicamentos contaminados también pueden provocar la hinchazón, al igual que el uso de esteroides tópicos.

 

“El uso de lentes de contacto aumenta significativa la probabilidad de padecer queratitis, el uso correcto y la higiene son claves para mantener una buena salud visual”.

 

Si solamente la parte externa de la córnea ha sido afectada se le llama queratitis superficial, suele ser fácil de tratar y por lo regular no deja secuelas; cuando la queratitis afecta capas profundas estamos hablando de una queratitis ulcerativa, la cual en muchas ocasiones deja una cicatriz que puede afectar la visión gravemente dependiendo del lugar en el que se encuentre.

Los síntomas que aparecen con la queratitis son:

  • Dolor ocular repentino
  • Enrojecimiento del ojo
  • Lagrimeo excesivo o secreción del ojo
  • Dificultad para abrir el párpado a causa del dolor
  • Fotofobia
  • Picazón o sensación de arenilla en el ojo
  • Hinchazón del párpado
  • Parpadeo incontrolable o tics del párpado
  • En los casos más graves puede disminuir considerablemente la agudeza visual

 

Para tratar este padecimiento, el médico debe primero diagnosticar la causa para lo cual se necesita una muestra de la película lagrimal con el fin de determinar qué es lo que está afectando al ojo, entonces se procede a recetar antibióticos, antimicóticos, antiparasitarios, antivirales, esteroides o puede ser canalizado a cirugía si la córnea está muy dañada; en este caso es necesario un donante para poder reemplazar la parte dañada de la córnea, por esta razón se recomienda dar atención inmediata a cualquier síntoma que dé indicios de queratitis.

 

Tomar acciones para prevenir este padecimiento nunca está de más.

 

  • Utilizar lentes de seguridad, lentes de sol o goggles para natación
  • Ser muy  meticuloso con la higiene sobre todo cuando se usan lentes de contacto
  • No frotar los ojos cuando se trabaja con materiales como madera, metal o vidrio
  • Lubricar constantemente si se padece ojo seco
  • Atender cualquier rasguño, herida o traumatismo que se haya producido en los ojos ya que una infección no atendida puede causar ceguera.

Para mejorar cualquier pronóstico la queratitis debe tratarse con urgencia y sobre todo, nunca automedicarse.