Más allá de ser la luz de nuestro rostro y el sentido que nos da la percepción del mundo, los ojos delatan muchos de los males que padecemos, nunca mentirán.

Una revisión oftalmológica podrá denotar la presencia de enfermedades como la diabetes, la cual rompe los capilares de la retina y provoca pequeñas filtraciones de sangre y fluidos.

La hipercolesterolemia se detecta por la presencia de un aro blanco alrededor del iris o abultamientos de tono amarillento en los ojos.

Si en cambio, el aro es de tono cobrizo, pueden ser por problemas de índole neurológico, como es el caso de la enfermedad de Wilson.

La hipertensión es reconocida debido a la presencia de arterias de color plateado o cobre en los ojos.

Los problemas de riñón algunas veces se manifiestan a través de bolsas en los ojos formadas en poco tiempo y acompañadas de dolores en los riñones o temperatura alta.

Los ojos, además, arrojan información sobre la presencia de algunas enfermedades reumatológicas, inmunológicas y endocrinas.

Y no solo es eso, estos padecimientos pueden ser la causa de cataratas, el glaucoma, la retinopatía, el desprendimiento de retina o degeneración macular.

Insistimos en que la exploración de los ojos es vital, sobre todo cuando contamos con antecedentes familiares de estas enfermedades.

Nuestros ojos delatan si mentimos, si estamos nerviosos, si tenemos miedo y si estamos enamorados, pero también el organismo completo se expresa a través de ellos, mandando señales que puedes apreciar en el espejo.

 

Referencias:

http://www.vidaysalud.com/diario/salud-visual/los-ojos-ofrecen-claves-para-detectar-enfermedades-descubre-cuales-son/

http://bit.ly/EstásSana