La leucocoria, significa literalmente, “pupila blanca” se presenta por algunas lesiones intraoculares y es notoria cuando se ilumina directamente  el ojo. Aparece un reflejo blanco y es un signo de que hay una afección importante y que debe tratarse de inmediato.  

 

Las causas de la leucocoria son múltiples, algunas de ellas son graves, otras veces acompaña a enfermedades congénitas, entre ellas se encuentran: 

 

La mayoría de los pacientes que presentan leucocoria son niños, apareciendo alrededor de los 18 meses de edad y solo el 20 % de los casos se da de manera  bilateral, es decir, aparece en los dos ojos.  

Es ideal que en cuanto se tenga indicio de la presencia de este reflejo blanquecino, se consulte a un médico, si bien mencionamos que algunas de las causas que provocan su aparición no son graves, otras tantas sí llegan a comprometer la vista del niño.  

El especialista determinará si la enfermedad requiere de tratamiento y de ser un padecimiento complejo, deberá ser claro respecto a las expectativas y el pronóstico del caso.  

Como siempre recomendamos revisiones periódicas ya que ayudarán a evitar el avance de cualquier molestia y es muy importante revisar a los niños ya que es complicado que ellos sepan expresar que algo pasa en sus ojos.   

Tip: Tomar fotos con flash a los niños ayudará a saber si hay alguna anomalía en sus ojos, lo ideal es que exista un reflejo rojizo o que apenas  se note el destello de luz en sus pupilas, no que exista un fondo blanco en ellas. 

 

 

https:// www.aapos.org/es/terms/conditions/67 

http:// www.fernandez-vigo.com/oftalmologia-pediatrica/197/leucocoria-o-pupila-blanca