La visión doble o diplopía es una alteración visual que se manifiesta mediante la percepción simultánea de dos imágenes distintas de un mismo objeto. Es decir, lo que aprecian el ojo izquierdo y el derecho no se procesa correctamente en el cerebro formando una única imagen, el paciente ve dos de lo mismo.

La diplopía puede ser provocada por múltiples causas, como por algunas enfermedades, afecciones neurológicas, trastornos en los músculos de los ojos, trastornos circulatorios, lesiones, inflamación o por irregularidades en la superficie ocular y puede ser de dos tipos, monocular o binocular.

Con la visión doble monocular, se ve afectado solo uno de los ojos, la molestia persiste cuando cubrimos el otro; suelen haber dos imágenes, una se aprecia con calidad normal, la otra de calidad inferior (borrosa, descolorida, oscura).  Este tipo de diplopía comúnmente es causado por una anormalidad dentro del ojo como el queratocono, las cataratas, astigmatismos elevados, ojo seco o cicatrices corneales.

La visión doble binocular se asocia a la desalineación de los ojos, es decir, no apuntan al mismo objeto y el cerebro percibe dos imágenes del mismo objeto y de la misma calidad (el mismo brillo, color, definición), cuando cubrimos uno de ellos la doble imagen desaparece. Este tipo de diplopía frecuentemente es asociado al estrabismo, a alguna parálisis, a trastornos neuromusculares que bloquean el movimiento ocular e incluso a problemas de tiroides.

Cualquiera de los dos tipos de diplopía pueden ser intermitentes cuando la imagen doble aparece en  momentos concretos y aumenta o disminuye; si es constante, la imagen doble estará presente todo el tiempo.

La visión doble no siempre es igual, puede ser:

Horizontal, si las imágenes superpuestas se presentan a un lado de la otra.

Vertical, cuando esta una encima de la otra.

Oblicua, cuando la imagen sobrepuesta está ubicada en diagonal.

Otros síntomas que llegan a aparecer con la visión doble son dolor de cabeza y ocular, ojos saltones o debilidad de los músculos oculares, naúseas, párpados caídos e incluso el paciente ladea repetidamente la cabeza para tratar de ver mejor, todo esto se puede presentar pero dependiendo de la causa de la diplopía.

Para recibir el tratamiento apropiado debe conocerse la causa.

En algunas ocasiones la fatiga, intoxicaciones o el alto consumo de alcohol pueden provocar visión doble temporal debido a que los músculos de los ojos sufren un fuerte desequilibrio. En estos casos el efecto desaparecerá pronto y sin consecuencias.

Recuerda que la intervención oportuna de un especialista en cualquier situación es siempre lo recomendable.

 

 

Referencias:

http://www.onmeda.es/sintomas/diplopia.html

http://www.msdmanuals.com/es/professional/trastornos-oft%C3%A1lmicos/s%C3%ADntomas-de-los-problemas-oft%C3%A1lmicos/diplop%C3%ADa

https://www.imo.es/es/diplopia-vision-doble