Es una degeneración de la retina que implica una pérdida progresiva de la visión que generalmente se desarrolla entre la infancia y la adolescencia. Ésta no es una enfermedad que provoque ceguera absoluta, pero sí puede provocar una muy débil agudeza visual, se presenta por causas genéticas, siendo necesario que los dos padres sean portadores del gen para poder desarrollarse.

La mácula es la parte de la retina que afecta principalmente la enfermedad de Stargardt, la mácula es esa parte que nos permite leer, ver la televisión y reconocer los rostros; es la que permite la visión central.

Una persona que presenta este padecimiento presenta una visión desenfocada y sin nitidez, en muchas ocasiones se perciben zonas oscuras, se le dificultará reconocer formas y leer tanto de cerca como de lejos, le será difícil adaptarse a la penumbra, confundirá los colores de matices similares, como el morado o azul oscuro. La enfermedad suele aparecer en menores de veinte años pero las complicaciones de la visión pueden aparecer hasta décadas después.

El médico determinará el diagnóstico realizando una dilatación ocular a través de la cual puede observar el estado de la retina, comúnmente se encuentran depósitos de lipofuscina, pequeñas manchas amarillas; la mácula puede tener un color bronce o como de metal golpeado. En la angiografía con fluoresceína se inyecta un tinte que se nota en los vasos sanguíneos de la retina. El test de visión de los colores mostrará una ligera alteración entre el rojo y el verde.

La enfermedad de Stargardt no tiene cura y tampoco existe un tratamiento que contenga su avance. Sin embargo, se realizan arduas investigaciones sobre todo en el campo genético para poder influir en el gen que porta la enfermedad.

Las recomendaciones recaen en la revisión constate de la vista durante los primeros veinte años de vida; pueden ayudar a que el progreso de la enfermedad sea más lento, el diario uso de lentes de sol con protección UV y ciertos ejercicios de motilidad ocular como el de la (Pelota de Marsden ) o las (Tablas de Hart) además de evitar suplementos de vitamina A.

Atender cualquier señal que presenten los ojos puede ser clave para evitar una pérdida drástica de la visión, revísate.

 

 

Fuentes:

https://www.aao.org/salud-ocular/enfermedades/la-enfermedad-de-stargardt

http://www.institutmacula.com/patologia/enfermedad-de-stargardt/

http://www.retinosisfarpe.org/distrofias-de-retina/enfermedad-de-stargardt.html