Degeneración macular asociada con la edad

Es una lesión que acaba lentamente con la visión central y aguda, lo cual dificulta ver claramente las cosas que están justo adelante del ojo, como su nombre lo dice, la lesión se produce en la mácula que se encuentra en la parte central de la retina y es la que nos permite apreciar los pequeños detalles.

La degeneración macular no causa dolor y en muchos casos su avance es tan lento que quien la padece no es capaz de percibirla de inmediato.

Es un tejido muy sensible a la luz, y gracias a ella podemos enhebrar una aguja, manejar o leer letras pequeñitas.

 

Existen dos tipos de degeneración de la mácula.

 

La seca o atrófica es la más común y se caracteriza por la aparición de depósitos de grasa debajo de la retina llamadas drusas, suelen ser de color amarillento, aparecen debido al envejecimiento y adelgazamiento de los tejidos.

Entonces las células fotosensibles comienzan a deteriorarse provocando visión borrosa a distancia o en la lectura, necesidad de luz más brillante, los colores se ven menos intensos e incluso, dificultad para reconocer rostros.

La degeneración macular seca puede dar pie a la aparición de la húmeda o también conocida como exudativa, la cual surge con la aparición de vasos sanguíneos deformes que crecen bajo la mácula, estos suelen ser tan frágiles que por ellos se filtra sangre y líquido, el daño por degeneración macular húmeda ocurre rápidamente y es más aguda que la seca.

Un signo de ésta es muy fácil de identificar; las líneas rectas parecerán onduladas, torcidas o de diferente intensidad. Además de la presencia de puntos oscuros en la visión, los colores no tendrán el mismo aspecto en cada ojo y los objetos parecerán de un tamaño distinto al que realmente tienen.

 

El riesgo de padecer esta afección está determinado por diversos factores como:

 

  • Antecedentes familiares
  • Fumar
  • La obesidad
  • Ser de raza blanca
  • Ser mujer

Para tratar la degeneración macular el médico puede recomendar entre realizar cirugía láser, terapia fotodinámica o medicamentos específicos.

Ningún tratamiento restablecerá la visión, pero el especialista podrá determinar qué tipo de tratamiento será el adecuado para aprovechar la visión que aún queda.

Una combinación de vitaminas, antioxidantes y cinc puede evitar el empeoramiento de la enfermedad, la combinación se denomina “AREDS”.

El uso de lentes especiales será un aliado para mantener la vista de manera efectiva cuando la degeneración macular se hace presente. Es importante tener en mente que la visión central es la que se ve disminuida; la visión periférica se mantiene intacta, por lo cual podemos ver lo que hay a nuestro alrededor sin problema.

 

El riesgo de padecer degeneración macular aumenta con la edad.

Actualmente, se estudia la posibilidad de trasplantar células saludables a la retina dañada y evalúan los factores genéticos que puedan causar la enfermedad para poder evitar o curar la degeneración macular asociada a la edad.

 

No existe una forma comprobada de prevención para este caso, pero sí una serie de recomendaciones que pueden evitar la aparición o avance de la DM.

  • Practicar ejercicio habitualmente
  • Evitar el fumar.
  • Una alimentación equilibrada, rica en frutas y verduras, sobre todo hojas verdes y baja en grasa animal.
  • Una revisión completa de los ojos regularmente puede hacer la diferencia.
  • Realizar una autoevaluación con la rejilla de

Y algo muy importante, acudir con un médico especializado y que tenga experiencia en problemas de retina.

 

Fuentes:

https://nei.nih.gov/health/espanol/amd_paciente

https://www.aao.org/salud-ocular/consejos/dmre-degeneracion-macular-relacionada-edad

https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/001000.htm