Diacriocistitis es el término con el que se le conoce a la inflamación aguda del saco lagrimal, una parte del sistema excretor lagrimal. Por lo regular una infección suele ser la causa de esta obstrucción, provocando que las lágrimas no puedan drenarse adecuadamente hacia la cavidad nasal y se acumulen hasta ser derramadas por la parte exterior del ojo.  

Además de los cuadros infecciosos, la diacriocistitis puede aparecer debido a traumatismos, cirugías o pólipos nasales; desviaciones del tabique, rinitis hipertrófica, hipertrofias del cornete inferior, tumoraciones o algún trastorno congénito.  

 

Los síntomas que acompañan la diacriocistitis son: 

-Dolor 

-Enrojecimiento 

-Lagrimeo 

-Secreción 

-Edema en el párpado inferior 

-En ocasiones, fiebre 

 

Dentro de este padecimiento se pueden diferenciar tres tipos: 

Dacriocistitis del recién nacido: Originada por un estrechamiento congénito del conducto nasolacrimal, alguna membrana imposibilita o complica el drenaje de las lágrimas.  

Dacriocistitis aguda: La inflamación se da rápida y repentinamente entre el ojo y la nariz, está acompañada por mucho dolor. 

Dacriocistitis crónica: La inflamación es recurrente y produce lagrimeo constante, suele ser acompañada por cuadros de conjuntivitis. 

El tratamiento dependerá de la causa, la gravedad y de si se trata de un proceso agudo o crónico; es importante tratarla de manera inmediata, para evitar complicaciones.  

Un especialista puede recomendar entre usar antibióticos, analgésicos, compresas o el drenaje mediante una incisión. El tratamiento quirúrgico es la última opción, pero en ocasiones necesario para evitar que la dacriocistitis se vuelva crónica.  

Ante cualquier síntoma, dolor o cambio brusco en la estructura de tus ojos, consulta a un especialista.  

 

Referencias.  

https:// www.tuotromedico.com/temas/dacriocistitis.htm 

https:// www.fernandez-vega.com/especialidades/oculoplastia/dacriocistitis 

https:// icrcat.com/enfermedades-oculares/dacriocistitis/