Como ya hemos mencionado en algunos otros artículos, los ojos suelen denotar que algo en el organismo no está del todo bien y el tener “ojos saltones” no es la excepción.

Si bien unos ojos grandes pueden ser una característica genética, el tener los ojos saltones o muy prominentes es de alarmarse; este síntoma puede presentarse solo en un ojo o en ambos y muchas veces el avance es tan lento que ni se nota hasta que la enfermedad ha llegado a niveles avanzados.

Por lo regular entre la parte superior del iris y el párpado superior no debe verse la esclera (parte blanca del ojo), si esta parte blanca es muy notoria, se considera que existe una protuberancia anormal.

Pero ¿qué provoca esta condición?

Medicamente es conocida como exoftalmos o proptosis y es indicio de distintos padecimientos aunque la enfermedad de Graves es probablemente la causa más común.

Entre otras, la proptosis se puede presentar debido a tumores, infecciones, inflamación de la órbita, hemorragias, o glaucoma infantil, hemangioma, histiocitosis, neuroblastoma o leucemia.

Los ojos protuberantes no solo delatan alguna enfermedad, con ellos llegan ciertas complicaciones que pueden provocar un daño permanente en el sistema visual como:

  • Dolor ocular
  • Complicación para lograr un cierre completo del ojo
  • Sequedad ocular
  • Visión doble
  • Disminución o pérdida de la visión

El tratamiento dependerá de la causa, pero para evitar las complicaciones mencionadas, por lo general se recomienda el uso de lágrimas artificiales para lubricar, corticosteroides para minimizar la inflamación y el uso de lentes de sol.

Acudir con un médico es indispensable ya que el tener ojos prominentes significa que alguna enfermedad compleja se ha desarrollado en el organismo, atenderla tan pronto como sea posible ayudará a evitar esos daños permanentes.

 

 

Referencias:

https://www.msdmanuals.com/es/hogar/trastornos-oft%C3%A1lmicos/s%C3%ADntomas-de-los-trastornos-oculares/ojos-saltones

http://es.healthline.com/health/ojos-protuberantes#Overview1