Las caídas y golpes en la cabeza son de los accidentes más comunes que sufren los niños en la infancia, la mayoría de los traumatismos sufridos no tienen consecuencias más allá de un leve dolor de cabeza, chichones y moretones, sin embargo hay que prestar atención a los golpes fuertes ya que pueden provocar daños neurológicos o incluso, comprometer la vista.

Cuando un objeto entra a los ojos o si se recibe un golpe en o cerca de ellos se pueden causar lesiones en la piel, los párpados, los huesos y hasta en los globos oculares.

Comúnmente, creemos que todo está bien si en la lesión no hay sangre, pero no es así. Se debe tener vigilado al niño aproximadamente 48 horas para descartar posibles consecuencias, entre las cuales, refiriéndonos a lo concerniente a la vista, podemos subrayar:

 

  • Daño en los párpados: Algún proyectil puede ir a dar justo al ojo y aunque esté cerrado golpeará en el párpado y posiblemente corte o desgarre parte del tejido, también podría llegar a afectar el aparato lagrimal.
  • Daño en los huesos: Un fuerte golpe en la cabeza, una caída o practicar un deporte pueden originar una fractura, es importante que el médico se asegure de que los tejidos oculares no se encuentren atrapados en ella, ya que puede provocar visión doble o pérdida de la misma.
  • Daño en el globo ocular: La córnea puede presentar inflamación, hemorragia e incluso puede ser rayada; el aumento de presión que estas reacciones suponen, puede desembocar en la pérdida permanente de la visión.

 

Además de eso, una contusión puede originar serios padecimientos.

Un fuerte golpe puede causar desprendimiento de retina, la vista se tornará borrosa y si no se atiende inmediatamente, ésta se debilitará y el daño será definitivo.

El glaucoma traumático puede aparecer seguido del golpe, debido a la interrupción del drenaje del humor acuoso.

Un cuerpo extraño que entre al ojo puede ocasionar la opacidad corneal, lo cual significa que la luz no entrará al ojo como normalmente lo haría, en ocasiones termina en ceguera.

Golpes en el cráneo o cerca de los ojos pueden afectar a los nervios o a los músculos llegando a desviar el eje de los ojos, entonces aparece el estrabismo que afecta la función del órgano y la estética.

 

No está de más insistir en atender de inmediato cualquier golpe fuerte y observar la reacción de los niños en las horas siguientes para evitar la afectación de su visión y su calidad de vida.

Importante tener siempre en mente que un accidente le pasa a cualquiera y la mayoría de ellos ocurren en casa.

Si te encuentras en estas circunstancias evita frotar los ojos o aplicar medicamentos y sustancias solo porque sí, puedes complicar la situación; acude con un especialista lo antes posible.

 

Fuentes:

https://www.aapos.org/es/terms/conditions/136

http://www.longitudeonda.com/index.php/un-golpe-en-el-ojo-puede-generar-graves-trastornos/